top of page

Dios o el asesino

Actualizado: 14 jul 2023


Autor: Fabio Delgado

Primera edición: 2023

Editorial: Quillango Editores



Es un libro compacto, de gran altura poética, donde el territorio desde lo geográfico, histórico y social, deja salir su treno más opaco. Parte del gran poema “Soacha” de María Mercedes Carranza dedicado a la muerte de Luis Carlos Galán: Un pájaro negro busca las sobras de la vida. Puede ser Dios o el asesino: da lo mismo ya. Es por eso que, para Fabio, estas esquinas ocultan la vieja infancia de Dios.


Da gusto leer a un autor tan sobrio y poderoso, con un libro profundamente político, pero lejos del facilismo explícito del panfleto. Esto conmueve desde la mesura que dan el oficio, el dolor y la perplejidad. Llama la atención que cada poema lleva como título una dedicatoria; es decir, la dedicatoria es el título. Novedosa manera de decirnos que todos los poemas se titulan “Suacha” —en la grafía original utilizada por el autor—, pero van dedicados a diferentes perspectivas del municipio como un inmenso personaje poético.


La edición es armónica y luminosa; cuenta con ilustraciones metafóricas de aves en la ciudad hechas a lápiz por Zulay Pinto, que exaltan el sentido poético con la misma sobriedad e imaginación de los poemas. Al respecto, Zulay nos dice: "Observé cómo esas aves migrantes atraviesan la geografía de Soacha y el libro de Fabio, pero, además, cómo viven sus catástrofes cotidianas en el gris de un cemento que les es ajeno".


Soacha es parte de la historia de Fabio; con este libro, Fabio es parte de la historia de Soacha: uno de sus hijos aguerridos y observadores. Hay territorios que nos enseñan a las malas a ser más insistentes en la lucha. Territorios como Suacha, donde todo esfuerzo cuesta un poco más.



Alejandro Cortés González



Comparto a continuación dos de mis poemas favoritos del libro:



A mis abuelos que fueron desplazados por la violencia política


Tras la espesa niebla del páramo

unas siluetas campesinas

deambularon sin norte

intentando abrazar la mañana

entre el moral y el canto.

Viejas canciones se sujetaron

a sus ruanas con historias

de guerra y destierro.


El hambre se agarró a sus cuerpos

los ojos en todo el camino

buscaron comida,

pues de qué sirve el destino

cuando no hay violencia más feroz

que andar sin alimento.



A las noches de cantina


Suacha es un solo de trompeta,

un aliento de Chet Baker en el minuto 3:07

de su versión I´m a fool to want you,

un cigarrillo espeso en la boca de un hombre llorando

en la taberna

una canción de Juan Gabriel.


Desde dentro todo se derrumba

y afuera todos los cuerpos se acumulan.




191 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page